Acerca del Glaucoma

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad progresiva del ojo que, si no se trata, eventualmente puede causar ceguera. El glaucoma frecuentemente se asocia con un incremento en la presión ocular debido a un desequilibrio en la producción y salida de fluido ocular. En un ojo saludable, el fluido se produce para mantener la forma del ojo. Normalmente, este fluido natural drena desde el ojo por un área llamada malla trabecular, y es absorbido al torrente sanguíneo. Si el fluido no drena al mismo ritmo con el que se produce, se empezará a acumular presión en el ojo. Con el tiempo, este incremento en la presión puede dañar el nervio óptico y destruir la visión.

 

Glaucoma y presión ocular

Es fácil confundir presión ocular y glaucoma, pero es importante entender las diferencias. Aunque la presión intraocular (PIO) con frecuencia se asocia con el glaucoma, es posible desarrollar la enfermedad sin ésta. Desarrollar glaucoma depende del nivel de presión que su nervio óptico puede tolerar sin deteriorarse. Este nivel varía para cada persona y, en algunos casos, podría nunca conviertese en glaucoma. Por eso es importante programar un completo examen de fondo de ojos al menos una vez al año. Esto puede ayudar a su oftalmólogo a determinar qué nivel de presión ocular es apropiada para usted.

Tipos de glaucoma

Hay dos principales tipos de glaucoma: Glaucoma de ángulo abierto y Glaucoma de ángulo cerrado.

Glaucoma de ángulo abierto

El tipo de glaucoma más común, el de ángulo abierto, representa aproximadamente entre 70% y 90% de todos los casos. La enfermedad es progresiva y no tiene señales tempranas para detectarla. La presión intraocular elevada es el factor de riesgo más importante para el desarrollo y avance del glaucoma de ángulo abierto. A medida que aumenta la presión ocular, gradualmente puede causar:

• Daño del nervio óptico
• Pérdida de la visión periférica.
• Ceguera, si no se trata.

Glaucoma de ángulo cerrado

El segundo tipo de glaucoma más frecuente, el glaucoma de ángulo cerrado, se presenta cuando las vías de drenaje en el ojo son bloqueadas por el iris. Como resultado, el fluido no puede circular por el ojo y se eleva la presión. El problema puede ocurrir en forma repentina (glaucoma agudo de ángulo cerrado) o gradualmente (glaucoma crónico de ángulo cerrado).

Su oftalmólogo puede realizar un examen de los ojos para determinar si el ángulo de su ojo es normal y amplio o anormal y estrecho.

narrow

Hable hoy mismo con un oftalmólogo experto en iStent®

La ayuda está a la vuelta de la esquina. Destacados oftalmólogos de todo el mundo ofrecen iStent®, que está diseñado para el tratamiento y control de la presión ocular en pacientes diagnosticados con glaucoma primario de ángulo abierto. Estos oftalmólogos están disponibles para responder a sus preguntas. Descubra si usted es un candidato para iStent® hablando hoy mismo con un oftalmólogo experto en iStent® en su área.

Encuentre un oftalmólogo experto en iStent®